Veneo

Los gases del doble acristalamiento

Gases del doble acristalamiento en ventanas de PVC

¿Qué hay entre las lunas del acristalamiento de una ventana PVC? ¿Es aire, algún gas especial o el vacío? ¿Varían en algo las prestaciones de una hoja si cambiamos la materia gaseosa que la rellena? Conocer las respuestas es importante. Te ayudará a elegir ventanas para tu hogar.

 

¿Qué diferencia hay entre un vidrio simple y el acristalamiento múltiple?

 

Una de las principales funciones del acristalamiento es aislar térmicamente el interior de nuestra casa. En lenguaje técnico se habla del coeficiente de transmitancia térmica (símbolo U, pero en caso del vidrio se le añade la letra ‘g’, del inglés glass), es decir la cantidad del calor que se nos escapa a través de la luna. Si comparamos Ug de un vidrio simple (monolítico) con el coeficiente de transmitancia térmica de un cristal doble, veremos que la diferencia es significativa. El Ug de vidrios monolíticos da una media de 5,7-5,8 W/m2K. El Ug del doble acristalamiento puede rondar 2,7 W/m2K (casi la mitad), pero también hay fabricantes – como la empresa Drutex – cuyo paquete de dos vidrios puede alcanzar Ug igual a 0,8 W/m2K. Como vemos, conviene instalar ventanas PVC de mínimo dos lunas (si los vidrios son tres o cuatro, las prestaciones aún mejoran).

 

¿Qué gases se utilizan para rellenar la cámara del cristal doble?

 

Entre el 30 y el 50% de la transmitancia térmica que tiene lugar a través del doble acristalamiento se realiza mediante la conductividad térmica o movimientos por convección de los gases que rellenan la cámara de las lunas. Por eso, aunque la cámara de aire de una unidad de vidrio aislante se puede llenar precisamente con eso – el aire – los mejores fabricantes utilizan a tal fin gases pesados o nobles, principalmente argón, criptón y xenón. Siendo gases más densos que la atmósfera, proporcionan una mayor eficiencia térmica que el aire, rebajando el valor U del acristalamiento. Es precisamente el uso del gas argón lo que hace que las ventanas IGLO 5 CLASSIC alcancen Ug igual a 1,00 W/m2K, unos 10% menos que en caso de un acristalamiento doble con el aire entre los vidrios. Además, los gases nobles incrementan el aislamiento acústico (el orden es de aproximadamente 3 dB).

 

Cámara del doble acristalamiento con gas

 

 

Argón – relación calidad precio

 

Cuanto más denso sea el gas de la cámara del acristalamiento, mejor estanqueidad térmica y acústica proporciona. De entre los tres gases anteriormente mencionados xenón es el más pesado y, por tanto, el que mejor aísla. Sin embargo, es también el más caro. Si nos fijamos en la relación calidad precio, resulta que el más beneficioso para el relleno de las cámaras es el gas argón.

El argón es un gas incoloro, inodoro e inerte (no produce reacciones químicas). Se encuentra de forma natural en la atmósfera de la Tierra. Por lo tanto, se trata de una sustancia gaseosa segura.

Al ser más denso que el aire, aísla mejor de las variaciones de temperatura y del ruido. Para mejorar el segundo factor a veces se mezcla con hexafluoruro de azufre (SF6), un mejor eliminante de sonidos. La proporción usual es el 75% de SF6 y el 25% de argón. La transmitancia térmica es ligeramente más elevada, pero se reducen los decibelios que llegan al interior de la vivienda.

 

Argón – condiciones que garantizan altas prestaciones térmicas

 

Sin embargo, la propiedad clave del gas argón es su alta eficiencia térmica. Comparado con Ug de acristalamientos dobles rellenos de aire común, el coeficiente de transmitancia térmica de ventanas PVC con argón es de 0,1 a 0,3 W/m2K mejor. Gracias a eso no sólo rebajamos el importe de las facturas de calefacción. También reducimos los puentes térmicos del cristal interno y prevenimos las condensaciones. En resumen, estar en casa es más sano, cómodo y barato.

No obstante, hay dos detalles que debemos tener en cuenta. Primero, para que el valor Ug sea el que declara el fabricante, la cámara de aire de su ventana PVC tiene que estar rellena con argón en al menos el 85%. Por ejemplo, el acristalamiento de ventanas que distribuye Veneo contiene el 90% de argón y el 10% de aire.

Y segundo, la hoja no debe perder más del 1% del volumen del gas noble al año, asegurando que sus prestaciones aislantes sean eficientes durante mínimo 10 años.

Si estás pensando en comprar ventanas nuevas para tu hogar, no se te olvide prestar especial atención al gas que rellena sus cámaras. Pregunta también por ensayos que certifiquen el contenido del gas noble y el porcentaje de la fuga. También lo podrás comprobar “a simple vista” si aparecen condensaciones. Pero es preferible evitar que las cosas vayan por este camino.

 

Haz un comentario