Veneo

Trucos útiles para ahorrar en la calefacción

trucos para ahorrar en calefacción

La temperatura adecuada en la casa es un elemento crucial para que nos sintamos confortables en nuestro hogar y tiene una especial importancia durante los meses de invierno. Cuando bajan las temperaturas y comienza la temporada de calefacción, muchos de nosotros empezamos a preocuparnos por los costos de su consumo. El invierno es la temporada cuando el mantenimiento del calor en la casa genera el mayor gasto. Existen muchos métodos que permiten reducir las facturas de calefacción y seguir disfrutando del hogar caliente. Hemos preparado una lista de los más eficientes.

 

Las ventanas y puertas: el papel fundamental en la calefacción

 

Cuando pensamos en la calefacción, lo primero que nos viene a la mente son radiadores, termostatos y calderas de gas. Son un elemento muy importante para el mantenimiento del calor en la casa. Sin embargo, la calefacción efectiva depende también de otros factores.

La carpintería exterior juega un papel fundamental para la temperatura agradable dentro del hogar. Las ventanas ubicadas al lado de las puertas son la causa principal de la pérdida del calor. Cuando disfrutamos del buen tiempo, no nos preocupamos demasiado por el frío. Sin embargo, vale la pena pensar cómo reducir los gastos de calefacción antes de que venga el invierno. Muchas personas consideran el cambio de las ventanas antiguas por nuevas. Efectivamente, es muy recomendable, especialmente si las nuestras tienen rendijas y no se cierran bien. Se estima que las ventanas con un bajo aislamiento térmico son responsables de la pérdida de un 25% de la energía en las casas unifamiliares y hasta un 45% en el caso de los bloques de pisos.

El cambio de las ventanas por las más energéticamente eficientes es la solución óptima. Aunque suponga un gasto elevado al principio, es una inversión que nos permitirá ahorrar mucho más a largo plazo. En el mercado podemos encontrar las ventanas de PVC modernas con doble acristalamiento, como IGLO 5 CLASSIC que son de las que más energía permiten ahorrar. Según los estudios, gracias a la renovación de las ventanas, se ahorra el 19% de la energía térmica en las regiones cálidas y el 16% en las frías y hasta el 70% en las facturas. Sin duda ninguna la instalación de las ventanas PVC con transmitancia térmica óptima es el primer paso para disfrutar del hogar cálido con el costo más bajo posible.

 

Aislamiento adecuado de las ventanas y puertas

 

Si por algunos motivos, no nos decidimos a cambiar nuestras ventanas antiguas, es recomendable al menos aislarlas para que no se huya el calor. La más simple solución es el uso de los burletes que pueden ser fabricados de diferentes materiales como espuma, caucho, silicona o cepillo. Son económicos y fáciles en la aplicación. Se colocan asimismo en las puertas no estancas. Sin embargo, hay que tener en la cuenta que siempre es una solución provisional.

 

¡No te olvides de las persianas!

 

Cambiar nuestros hábitos cotidianos con el fin de ahorrar en la calefacción puede parecer trivial, pero a menudo las pequeñas modificaciones de nuestras costumbres pueden dar grandes resultados.

¡No te olvides de las persianas! Éstas tienen una gran importancia para el mantenimiento del calor. Las persianas constituyen un aislamiento acústico y térmico y son otro método útil para ahorrar la energía. Hay que recordar que debemos siempre cubrir las ventanas cuando anochece. Si las dejamos descubiertas durante la noche, perderemos una porción significante del calor. Siguiendo esta lógica, descorremos los cristales durante el día, especialmente cuando hace buen tiempo. El sol es la fuente natural del calor de la que podemos aprovechar. Es importante que permitamos llegar los rayos a la habitación. Estos hábitos son muy eficientes, especialmente en el caso de los cuartos, donde los radiadores están colocados debajo de las ventanas.

Otro aspecto importante en la calefacción es la ventilación. No nos podemos olvidar de la circulación del aire adecuada. De vez en cuando debemos dejar pasar el aire fresco. Sin embargo, hay que saber cómo hacerlo bien. En realidad es mucho más recomendable abrir la ventana de par en par por un momento que dejarla entreabierta durante muchas horas. Así no perdemos demasiado calor y tenemos seguridad que no se acumulan los gases, la humedad y otras sustancias perjudiciales en nuestra vivienda.

 

Estos simples trucos no nos cuestan nada y sus efectos pueden sorprendernos positivamente. ¿Cuál es el mejor método para ahorrar en la calefacción a largo plazo? Si queremos reducir facturas, debemos comenzar con las ventanas. Lo más beneficioso para nuestras carteras es cambiar las ventanas antiguas por las de PVC que sin duda son las más energéticamiente eficientes. Tampoco nos podemos olvidar de las persianas aislantes que constituyen una protección adicional contra el frío. Lo óptimo sería la instalación de las ventanas con una conductividad térmica adecuada equipadas de las persianas modernas. Es importante recordar que es una inversión fácil de recuperar a largo plazo, que traerá resultados positivios no sólo para nuestro bolsillo, sino también para el medio ambiente.

 

Haz un comentario