Veneo

Medidas de seguridad en ventanas PVC para niños

Ventanas de PVC seguras Veneo

Los niños tienen enorme curiosidad por el mundo. Si no fuera por los padres y sus atentos cuidados, la exploración de los pequeños no acataría limitación alguna, ni siquiera los principios de seguridad. Por eso conviene actuar por adelantado y proteger aquellos elementos de nuestro hogar que más riesgo suponen para la salud y la vida de nuestros hijos. Indudablemente las ventanas es uno de ellos.

 

Botón de bloqueo y cremonas con llave

 

Son soluciones sencillas y ampliamente disponibles en el mercado de la carpintería PVC. En el primer caso la ventana no se puede abrir desde el interior sin haber presionado previamente el botón de la manilla. Puesto que los niños pequeños normalmente no saben hacerlo – ni se les ocurrirá en qué consiste el mecanismo de la cremona – no podrán abrir la hoja y, como consecuencia, estarán fuera del riesgo de caerse por una ventana abierta. Las cremonas con llave funcionan de forma similar, pero ofrecen un elemento de seguridad adicional. La llave permite cerrar por completo la ventana, impidiendo su apertura tanto por los niños – desde dentro – como por cualquier persona ajena desde el exterior. Por tanto, es una medida con doble función: de seguridad infantil y antirrobo. En Veneo ofrecemos manillas con llave o botón en varios colores para puertas y ventanas.

 

Sistemas de bloqueo manuales

 

Se suelen llamar seguros o bloqueos. Son sistemas muy sencillos y al mismo tiempo versátiles que se compran por separado y se pueden instalar en prácticamente cualquier tipo de ventanas PVC. Su función es impedir que las hojas queden abiertas más allá de lo previamente dispuesto. De esta manera, aunque el niño logre mover la manilla, sólo podrá entreabrir la ventana, no consiguiendo el ancho suficiente como para abalanzarse al exterior de la vivienda.

 

Mecanismo antifalsa maniobra

 

Son sistemas adicionales montados en la caja de la cremona. Impiden mover la manilla hasta la posición de la apertura lateral total cuando la ventana está en función oscilobatiente. Si no fuera por este elemento, habría veces que una hoja que tratamos de abrir rápidamente y con prisas se nos quedaría enganchada sólo en una de las esquinas y, como consecuencia, se podría caer directamente sobre la persona que estuviera al lado, incluidos nuestros niños. Actualmente ya hay fabricantes cuyas ventanas PVC incluyen el mecanismo antifalsa maniobra por defecto. Es el caso de la empresa Drutex y sus productos como, por ejemplo, IGLO ENERGY.

 

Vidrios de seguridad

 

Los pedazos cortantes de un vidrio roto es una de las mayores trampas que pueden esperarle a nuestro hijo. Por tanto, es preferible que a la hora de comprar ventanas PVC elijamos los llamados vidrios de seguridad o antirrobo. Son lunas dobles y reforzadas por al menos una lámina de butiral de polivinilo que las hace muy difíciles de romper. Además, si el vidrio resulta fracturado, los trozos del cristal no se caen sino que permanecen unidos al film. Lo esencial en este caso no es el espesor del vidrio, sino el número de buitrales. Un buen vidrio anti-intrusión con cuatro o hasta seis buitrales se puede montar en ventanas de cualquier tamaño, también en construcciones con gran superficie de hojas, como la puerta elevadora IGLO HS.

Otra posibilidad es optar por vidrios templados. Son hasta cinco veces más resistentes a los golpes que un vidrio ordinario y cuando se rompen, dan lugar a un conjunto de fragmentos muy pequeños y nada cortantes.

 

Ventanas inteligentes

 

 

Aunque a muchos nos siguen pareciendo cosas de ciencia ficción, los sistemas domóticos son cada vez más populares. Las ventanas inteligentes que forman su parte se controlan a distancia mediante una aplicación del teléfono móvil. Gracias a ella un padre puede, incluso desde su oficina de trabajo, mantener bloqueadas las ventanas si su hijo está solo en casa. Los marcos incluyen unas cámaras minúsculas que envían las imágenes del interior y del exterior de la vivienda por medio de la mensajería instantánea. Además, algunos sistemas llevan incorporados unos sensores que bajan automáticamente la persiana si detectan que una ventana se abre de forma descontrolada, ya sea porque lo haga el niño o un extraño. Se trata, por tanto, de unas medidas de seguridad infantil y antirrobo muy avanzadas y completas.

 

Existen otros sistemas de protección, como las mallas de seguridad o las rejas tradicionales. Pero si optamos por una carpintería de calidad, con medidas de seguridad incorporadas en las propias ventanas PVC, estos dudosos elementos decorativos no serán necesarios.

 

Haz un comentario