Veneo

Instalación de ventanas: cuestiones a tener en cuenta

Veneo ventanas Passivhaus

Dedicamos mucho tiempo a elegir ventanas. Analizamos y comparamos sus prestaciones para estar seguros de que compramos un producto de buena calidad. Cuando después aparecen infiltraciones y pérdidas de energía nos sentimos defraudados. Y es que muchas veces nos olvidamos de que la sola ventana no es suficiente para garantizar la estanqueidad del hueco, que lo que se necesita es un buen producto y una buena instalación de éste en la obra.

 

¿Por qué instalar bien las ventanas es tan importante?

 

Existen dos tipos de instalación de ventanas PVC: con o sin premarco. No obstante, independientemente de si va con premarcos o no, la naturaleza de la instalación de ventanas es la misma: hay dos elementos diferentes – el hueco y la ventana – que hay que unir y si no lo hacemos bien, habrá efectos patentes. Algunos afectarán la estanqueidad del edificio: se creará un puente térmico, habrá infiltraciones de aire y pérdidas de energía y el hueco carecerá de permeabilidad al agua. Como consecuencia final pueden aparecer condensaciones, manchas de humedad y hongos. Otros efectos estarán directamente relacionados con la parte estructural de la ventana. Un marco mal instalado sufre deformaciones, no transmite bien las cargas y puede suponer una sobrecarga para la edificación.

 

Colocación de ventanas en los huecos

 

Situar bien una ventana PVC dentro del muro de la vivienda es esencial. Por tanto, conviene comprobar un par de cosas: en caso de montaje en túnel, la profundidad a la que debe instalarse la ventana (especialmente si la pared carece de jamba) y en todo caso, si el marco está bien cuadrado y nivelado.

Para nivelar ventanas se utilizan cuñas y un nivel. Las cuñas son de dos tipos: de soporte y distanciadoras. Las distanciadoras sirven para ajustar la carpintería dentro del hueco y se pueden retirar una vez nivelado el marco. Sin embargo, las cuñas de soporte se colocan en lugares estratégicos y no deben eliminarse ni siquiera después de que la ventana quede fijada mecánicamente al muro. Su función es primordial: compensar las presiones sufridas por el marco y prevenir su deformación.

 

Cuña de soporte y cuña distanciadora

 

Fijación mecánica

 

Una vez nivelado el marco de la ventana, la carpintería PVC debe quedar sujetada mecánicamente al muro de la vivienda. Dependiendo del tipo de la pared, se han de utilizar piezas adecuadas: tacos de expansión, anclas o tornillos. Obviamente, para garantizar la durabilidad de la fijación, hay que procurar que las piezas de anclaje estén bien escogidas en cuanto al diámetro y longitud. Nunca se debe utilizar únicamente la espuma de poliuretano. Es un material aislante y no de fijación y su uso siempre debe ser precedido por la sujeción mecánica. En otro caso, no sólo se deformará el marco. La carencia del anclaje mecánico puede incluso provocar un accidente grave.

 

Anclaje para ventanas de PVC

 

 

Sellado

 

Sellar bien el perímetro de la ventana PVC es igual de importante que tenerla bien nivelada y fijada al muro. Un sellado mal ejecutado lleva a infiltraciones de aire y agua y sube el importe de las facturas. Por eso todo el contorno del marco debe quedar bien aislado con materiales de la mejor calidad y cuidadosamente aplicados.

Las ranuras entre el marco y el hueco se rellenan con espuma de poliuretano. Hay que sellarlas con gran precisión para que no quede ninguna rendija suelta. En lugar de la espuma también se pueden utilizar cintas de poliuretano autoexpansivas, lana mineral, fibra de vidrio o selladores de alta densidad (por ejemplo, el polímero MS) que, por ser más densos que otros materiales, proporcionan mayor aislamiento y estanqueidad.

La regla básica del aislamiento es procurar que la ventana sea más hermética por la parte interior que por la parte exterior. Lo cual se puede obtener si se emplean adecuadamente la silicona, materiales acrílicos o membranas contravapor.

 

Los últimos elementos de la instalación de ventanas PVC son los remates finales (sellado externo con silicona neutra, colocación de tapajuntas, etc.), la regulación de los herrajes y – por último, pero no menos importante – la firma del acta de entrega-recepción. Recuerda que sin el último paso puedes perder la garantía del fabricante de ventanas. Así que no conviene que te descuides.

 

 

Comments are closed.