Veneo

Doble acristalamiento: composición y propiedades

ventana de PVC

El cristal constituye la mayor parte de la ventana. Dependiendo del tipo del marco, el acristalamiento puede suponer entre unos 60 y 67% de la apertura total. Por tanto, conviene conocer con más detalle de qué está hecho y cuáles son sus propiedades.

 

¿Qué es el doble acristalamiento?

 

Solemos denominarlo doble acristalamiento, acristalamiento con cámara o acristalamiento múltiple. Para el lenguaje técnico es una unidad de vidrio aislante o, simplemente, UVA. UVA es un acristalamiento formado por dos o más lunas de vidrio paralelas y separadas por un espaciador. Aunque las lunas no se tocan, están unidas por el separador que las distancia y, junto con él y el gas que llena la cámara (el aire o un gas noble), forman una sola unidad que en el proceso de la producción de las ventanas se encierra en un marco. El adjetivo “aislante” alude a las propiedades del acristalamiento múltiple, principalmente a la capacidad de atenuar el frío y el ruido de la calle.

 

La composición del vidrio

 

Hasta el 95% del vidrio es SiO2, es decir la arena de sílice. La proporción exacta dependerá del tipo del vidrio que se pretenda fabricar (vidrio común, vidrio de plomo, vidrio de borosilicato, etc.).

Primero, el sílice llega a mezclarse con otros ingredientes, principalmente el carbonato o el óxido de sodio (sosa) y el carbonato o el óxido de calcio (cal). La sosa cumple la función de fundente y rebaja la temperatura de fundición del sílice. La cal actúa como estabilizante, dotando el producto final de dureza y resistencia química.

A continuación, la mezcla se calienta hasta la temperatura aproximada de 1500°C, dando lugar a una sustancia amorfa: el vidrio. Una vez moldeada, la sustancia vítrea pasa por un proceso de enfriamiento controlado. Así es como obtenemos el vidrio sódico-cálcico, el más barato y frecuentemente utilizado para fabricar las hojas de las ventanas de PVC. Habitualmente se le denomina el vidrio común o comercial.

 

Las propiedades del vidrio comercial

 

Algunas de las propiedades más importantes e interesantes del vidrio común serían:

  • La densidad y el peso: La densidad del vidrio es igual a 2500 kg/m3. Por tanto un m2 de una luna de 4 mm de espesor pesa 10kg.
  • La dureza y la resistencia a la comprensión: La dureza del vidrio alcanza 470 HK. Una luna aguanta hasta 800 – 1000 MPa de carga aplicada. Se trata, por tanto, de un material duro y prácticamente irrompible a causa de la compresión.  
  • La resistencia a la flexión: Son únicamente 45 MPa. Es por eso porque el cristal se rompe fácilmente si intentamos doblarlo. Tampoco resiste al golpe, pero sí a la abrasión.
  • La conductividad térmica y la expansión termal: La conductividad térmica del vidrio alcanza el 0,8 W/mK y la expansión termal a unos 9,10-6 K-1. Por tanto, aunque las piezas vítreas muestran baja reacción al fuego pueden sufrir deformaciones y roturas a causa del calor.
    Para compensar estas debilidades la industria del vidrio busca continuamente soluciones nuevas. Una de ellas es fabricar objetos de un vidrio diferente al vidrio comercial. Por ejemplo, la masa vítrea con el 96% de sílice es mucho más resistente al choque térmico y se emplea como material de laboratorio. Otra opción, común en las ventanas de PVC, es utilizar el vidrio templado que, gracias al tratamiento térmico o químico especial, es más resistente en comparación con el vidrio común tanto al impacto o a la flexión, como a la compresión y al choque térmico.
  • Las propiedades químicas: El vidrio presenta una gran resistencia a la acción del agua, las bases, los ácidos y los alcalinos. Sólo se ve afectado si se expone durante mucho tiempo a los álcalis en combinación con las altas temperaturas o al ácido fluorhídrico en condiciones normales.

 

Como vemos, el vidrio es un producto duro y resistente que la industria vidriera y los fabricantes de las ventanas de PVC tratan de reforzar aún más mediante varios procedimientos térmicos y químicos.

 

Comments are closed.