Veneo

Condensación en las ventanas: ¿qué es y cómo eliminarla?

La condensación en ventanas es un problema muy frecuente en los hogares de muchos españoles. ¿Quién no se ha encontrado, al llegar a casa, las ventanas empañadas? Un incidente, cuanto menos molesto, que nos obliga a limpiar los cristales afectados.

Las actividades cotidianas como cocinar, lavar o bañarse aumentan la humedad en nuestros apartamentos: ¡una familia normal produce diariamente hasta 12 litros de agua en forma de vapor! En invierno, la baja temperatura exterior nos disuade efectivamente de ventilar el hogar. La consecuencia de la falta de ventilación adecuada es una humedad demasiado alta en las habitaciones, la principal razón de la condensación en ventanas.

 

¿Qué es la condensación y por qué se forma en las ventanas?

 

La condensación es el resultado de que haya un alto nivel de humedad en el aire de una habitación y se produce por un exceso de vapor de agua en la vivienda. Este alto nivel de humedad se convierte en agua cuando entra en contacto con una superficie más fría. La condensación ocurre primero en las ventanas porque son las superficies más frías de toda la casa al estar en contacto directo con el exterior de la vivienda.

Con el tiempo, esta humedad puede llevar al descascarillado de fragmentos de pintura de ventanas y paredes, a la formación de moho y hongos, así como a olores desagradables.  Al contrario de lo que se pueda pensar, este fenómeno también ocurre en viviendas recién reformadas con ventanas de PVC de calidad y buen aislamiento térmico. Estas ventanas tan aislantes no permiten el reciclaje del aire y producen la condensación. En casas antiguas en las que el aire se escapa a través del cajón de la persiana o ventanas viejas, reciclándose, lo que permite que la humedad de la vivienda sale al exterior.

 

¿Cómo eliminar la condensación en las ventanas?

 

Seguramente te has preguntado alguna vez si existe una forma efectiva, y al mismo tiempo, natural de ayudar a deshacerse de exceso de humedad. Por supuesto, que sí. Una de ellas es cultivar macetas, que absorben perfectamente la humedad del ambiente. El helecho o la hiedra son plantas que no sólo capturan la humedad, sino que además eliminan las sustancias tóxicas del ambiente que se encuentran en nuestros hogares, causando, entre otros, dolores de cabeza y alergias. La sal y la tiza son otros de “descubrimientos caseros” que funcionarán en este tema.

En el caso de la evaporación por la parte interior de la ventana, esto puede evitarse asegurándose de que se suministre aire fresco a las habitaciones, por ejemplo, mediante ventilación regular, incluso cuando hace frío, cuando las bajas temperaturas exteriores no nos alientan.

Las persianas también pueden ser útil para prevenir la condensación en las ventanas de PVC. En efecto, limitan la formación de vapor de agua condensada tanto en el lado exterior cómo el interior del vidrio, gracias a sus propiedades aislantes.

Otro método que vale la pena señalar es el montaje de los radiadores debajo de la ventana. Es una forma de proporcionar suficiente calor para secar y calentar efectivamente el vidrio. Sin embargo, es importante no colgar elementos húmedos en los radiadores, ya que el efecto se invertirá.

Cabe destacar que la humedad óptima, que debería ocurrir en el hogar, es de alrededor del 40-50%. Cuando se supere este nivel, es imprescindible eliminar el exceso de humedad al exterior. Al controlar el nivel apropiado, podemos ayudarnos con dispositivos especiales equipados con sensores, que señalarán una cantidad demasiado alta de humedad en la habitación.

Las rejillas de ventilación también pueden ser nuestros aliados. Estos dispositivos, también llamados aireadores, están montados en la parte superior de la ventana, lo que permite el intercambio de aire sin la necesidad de abrir la ventana y así asegura que el aire circule sin abrirla. No obstante, esta solución tiene sus inconvenientes, como la carencia de filtración de aire y la fuga permanente de la ventana.

En cuanto a ventanas de PVC, la mejor manera de equilibrar la diferencia de temperatura y eliminar el exceso de humedad de la habitación es la microventilación. Podemos iniciar la microventilación de forma sencilla, utilizando la disposición adecuada de la manilla de la ventana. Otra ventaja de la microventilación es el hecho de que no enfría la habitación excesivamente y, por lo tanto, afecta positivamente las facturas de calefacción. Entre las ventanas oscilobatientes disponibles en la oferta de Veneo encontrarás las que tienen dicha función como estándar.

 

¿Por qué es tan necesario ventilar la casa?

 

La forma más eficaz y económica es ventilar las habitaciones con cierta regularidad, de forma que permita igualar humedades y renovar el aire, procurando no tener muy altas temperaturas en las habitaciones, especialmente en invierno. Es recomendable el uso de ventanas oscilobatientes que permiten tanto la ventilación, como la apertura completa de la ventana para su mantenimiento y limpieza.

La humedad es tan común como evitable. Reducir su impacto extrayendo el vapor de agua eliminará, en un alto porcentaje, la condensación de las ventanas, un fenómeno que no debe pasar desapercibido. Puesto que, cuando la humedad es excesiva, se puede filtrar a través de los cimientos del edificio, pudiendo dañar seriamente sus muros.

 

Vale la pena considerar la ventilación en la etapa de construcción de una casa o al comprar un piso. Y si  la ventilación no ha sido planeada en la etapa de construcción, la lista de formas de proporcionarla arriba mencionada será útil. También hay que tener en cuenta que las actividades simples como la ventilación regular de habitaciones y soluciones en forma de microventilación, limitan significativamente o eliminan completamente el problema de la evaporación de ventanas.

 

Haz un comentario